Consistió en definir un catálogo de equipo de cómputo dividido en perfiles de cada colaborador de la empresa, proporcionando los modelos más convenientes para el equipo de trabajo, logrando con esto una mejora en el rendimiento de todo el equipo de trabajo.